Main content

Alert message

TSBVI at sunset

Por Jim Durkel, maestro de divulgación comunitaria, Coordinador del Registro de Impedidos Visuales y Censo de Sordociegos, Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas

Resumen: el autor analiza el registro de impedidos visuales y censo de sordociegos y responde preguntas frecuentes.

Palabras clave: impedidos visuales, sordociego, censo, Texas, demografía


Cada año la Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas realiza dos recuentos de estudiantes para el Organismo para la Educación del Estado de Texas. El mayor de estos recuentos es el Registro Anual de Estudiantes con Impedimentos Visuales o, como se le conoce en todo el estado, el Registro de Impedidos Visuales. El segundo recuento es el censo de sordociegos. Estos recuentos son importantes por diversas razones.

El registro de impedidos visuales da como resultado informes que ayudan a que se distribuyan textos escolares impresos en letra grande, Braille o audio. Este registro también es la base de un informe que va a la American Printing House for the Blind (APH). Este informe genera a Texas alrededor de $1.5 millones de dólares al año en fondos que se pueden utilizar para adquirir materiales especiales creados por la APH para apoyar la educación de estudiantes con impedimentos visuales.

El censo de sordociegos sirve de base a un informe que incide en la cantidad de dinero federal que Texas puede tener derecho a solicitar para dirigir el Texas Deafblind Project (Proyecto de Texas para la Sordoceguera). Este grupo de asistencia técnica recibe aproximadamente $0.5 millones cada año para otorgar asesoría escolar; capacitación local, regional y estatal para familias y profesionales y producir esta publicación trimestral, TX SenseAbilities.

Tanto el registro de impedidos visuales como el censo de sordociegos son utilizados por diversos organismos estatales y nacionales para observar las tendencias y ayudar a planificar la mejor manera de satisfacer las necesidades de los estudiantes impedidos visuales de Texas, incluyendo los sordociegos.

Para ayudar a prepararnos para estos próximos recuentos, quisiéramos responder algunas preguntas frecuentes.

¿POR QUÉ HAY 2 RECUENTOS Y EN QUÉ SE DIFERENCIAN?

Existen 2 recuentos porque abarcan tipos de estudiantes levemente diferentes. Algunos pueden estar en uno de los recuentos pero no en el otro.

El Registro de Impedidos Visuales es el mayor de los dos con más de 8.000 estudiantes y corresponde a un recuento de todos los estudiantes que tengan un impedimento visual o sordoceguera como una afección de discapacidad. Es un recuento de todos los estudiantes, desde que nacen hasta los 21 años, que reciben servicios a través de un Plan Individual de Servicios para la Familia o un Programa de Educación Individualizado de parte de un maestro de estudiantes con impedimentos visuales.

El Censo de Sordociegos es más pequeño con sólo un poco más de 700 estudiantes. Es un recuento de estudiantes que encajan en la definición federal de la sordoceguera y que pueden o no tener un Programa de Educación Individualizado donde se establezcan los impedimentos visuales y el deterioro de la audición o la sordoceguera como una afección de discapacidad. La mayoría, aunque no todos los estudiantes del censo de sordociegos también son contabilizados en el registro de impedidos visuales. Sin embargo, hay algunos estudiantes que pueden ser candidatos para incluirlos en el censo pero no ser incluidos en el registro de impedidos visuales. Por ejemplo, un estudiante que tenga el síndrome de Usher y que aún no muestre mucha pérdida de campo visual, si es que lo hace, debiera estar en el censo de sordociegos, pero podría no incluírsele en el registro de impedidos visuales.

En el registro de impedidos visuales se hacen varias preguntas específicas sobre medios de lectura y capacidad visual. En el censo de sordociegos se hacen preguntas específicas acerca del entorno de la sala de clases además de solicitarse información sobre capacidad auditiva y visual.

Por mandato, el registro de impedidos visuales debe ser una “foto instantánea” de los estudiantes desde el primer lunes de enero. El censo de sordociegos debe serlo el 1 de diciembre.

¿ES IMPORTANTE INCLUIR ESTUDIANTES ELEGIBLES EN AMBOS RECUENTOS?

Sí, es importante incluirlos en ambos recuentos. La información reunida es diferente y los informes van a organismos distintos.

¿DEBIERAN ENTRAR EN EL RECUENTO LOS BEBÉS QUE RECIBEN LOS SERVICIOS DEL DISTRITO ESCOLAR LOCAL Y DE ECI?

Sí, si un bebé recibe servicios de un maestro de estudiantes con impedimentos visuales o de un maestro de estudiantes con deterioro de la capacidad auditiva y cumple con los criterios para ser incluido en el registro de impedidos visuales o en el censo de sordociegos o en ambos, debe ser incluido en el recuento. A ser posible, el bebé debería tener un número PEIMS y estar registrado en el distrito escolar local, pero ello no es necesario para considerar al estudiante en cualquiera de estos recuentos.

¿QUÉ ES CONSENTIMIENTO DE LOS PADRES Y POR QUÉ ES IMPORTANTE?

El consentimiento de los padres es necesario para que la TSBVI comparta la información con diversos organismos. Si no podemos compartirla, ello puede llevar a una disminución en la cantidad de financiamiento que el Estado de Texas recibe de los organismos federales. Sin el consentimiento, la información utilizada para planificar no se puede compartir, lo cual puede significar que las necesidades particulares de su hijo no son reconocidas y abordadas.

El formulario para el consentimiento de los padres se puede encontrar en <http://ritter.tea.texas.gov/special.ed/forms/viforms.html>.

¿POR QUÉ IMPORTAN LOS INFORMES OCULARES QUE YA VENCIERON?

Cada 3 años, el comité del programa de educación individualizado se reúne para examinar los datos de evaluación y decidir qué otra información se necesita para respaldar la elegibilidad y la programación. Parte de la información es el informe médico ocular emitido por un oftalmólogo u optometrista. Si un informe médico ocular tiene más de 3 años, se considera vencido a menos que durante la Revisión de los Datos de Evaluación Existentes (REED) se acepte como vigente un informe que tenga más de 3 años. Este proceso de considerar una evaluación pasada como vigente se puede denominar como “actualizar”.

Los estudiantes legalmente ciegos cuyos informes oculares estén vencidos no generan fondos federales destinados a materiales adaptados de la American Printing House. Para ser considerado vigente, un informe ocular no debe tener más de 3 años o haber sido actualizado.

Es importante recordar que la pérdida de visión es causada por una afección. Las evaluaciones médicas son una parte importante del proceso de evaluación para un estudiante con impedimentos visuales o sordoceguera y no debieran tratarse a la ligera.

¿CUÁNDO DEBIERA INFORMARSE ACERCA DEL USO DE DISPOSITIVOS AUXILIARES?

El uso de dispositivos auxiliares se informa tanto en el registro de impedidos visuales como en el censo de sordociegos. Las siguientes son las definiciones de dispositivos auxiliares y servicios de dispositivos auxiliares según la ley IDEA 2004:

•  Sección 300.5 “El término ‘dispositivo auxiliar’ corresponde a cualquier artículo, pieza de equipo o sistema de productos, ya sea adquirido en una tienda, modificado o fabricado a la medida, que se emplee para aumentar, mantener o mejorar la capacidad funcional de un niño que tenga una discapacidad”.

•  Sección 300.6 “Servicio de dispositivos auxiliares corresponde a cualquier servicio que ayude directamente a un niño con discapacidad a seleccionar, adquirir o utilizar un dispositivo auxiliar”.

Bajo estas definiciones, los dispositivos auxiliares podrían incluir entre otros los siguientes: cualesquier material en Braille o con letra grande; libros grabados o electrónicos; el uso de papel especial para eliminar la luminosidad y mejorar el contraste; papel con líneas destacadas; gráficas táctiles; un Cuarto Pequeño; una caja de luz; juguetes adaptados tales como el Tangle Toy™ de la APH; libros de experiencias táctiles; interruptores adaptados; un bastón blanco; dispositivos de movilidad adaptados; televisión por circuito cerrado; cualquier magnificador o telescopio; o lector de pantalla. Es fácil ver cómo casi todos los estudiantes impedidos visuales o sordociegos utilizaban algo que se consideraba como dispositivo auxiliar.

Esperamos contar con todos sus hijos y valoramos la ayuda que ustedes entregan para finalizar estos esfuerzos cada año. Si tiene alguna consulta o inquietud sobre el Registro Anual de Estudiantes Impedidos Visuales o el Censo de Sordociegos, no dude en comunicarse con Jim Durkel de la Escuelas para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas, a <>