Main content

Alert message

TSBVI at sunset

Invierno 2010 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

De Isela Wilson, Madre, Rancho Viejo, TX

Resumen: Una madre describe la primera vez que envió a su hijo con incapacidades múltiples a un campamento residencial. Superar sus ansiedades dio a su hijo la oportunidad de participar en actividades que lo hicieron disfrutar.

Palabras clave: incapacidades múltiples, incapacidad visual, incapacidad visual cortical, parálisis cerebral, destrezas vitales, campamento


Para quienes piensen en enviar a sus hijos al campamento de verano para el desarrollo de destrezas vitales de TSBVI y sientan preocupación porque sus hijos no durarán toda la semana, déjenme que relate nuestra historia.

Nuestro hijo Andrew, quien actualmente tiene 16 años, fue al campamento por primera vez el verano pasado. Andrew tiene una Parálisis Cerebral e Incapacidad Visual Cortical. Usa una zona alimentaria, silla de ruedas, no habla y es totalmente dependiente.

Estábamos realmente muy nerviosos a decir verdad. Finalmente llegó el día en que debíamos dejarlo. Pensamos que estaría triste; no lo estaba. Pensamos que nos extrañaría; no fue así. Pensamos que no recibiría cuidado; lo recibió.

Todos los miembros de TSBVI son muy profesionales y están bien capacitados para manejar a niños no sólo con incapacidades visuales, sino con incapacidades múltiples.

Su entusiasmo y compasión se puede ver en cuando se los conoce.

Andrew fue a nadar, dio un paseo en tren, y probablemente su actividad favorita fue andar en un karting. Fue el mejor momento de su vida. Aprendió destrezas de sociabilización que nunca podríamos haberle enseñado. Aprendimos a relajarnos y dejar que otros disfruten de nuestro hijo. Cuando lo retiramos, estaba enojado de que lo alejáramos de toda la diversión. Cuando le preguntamos si quería regresar, asintió con la cabeza sin parar durante un minuto.

Por lo tanto, si está pensando en enviar a su hijo o hija al campamento para el desarrollo de actividades para la vida el próximo año, considere esto; si su hijo fuera un niño típico, ¿le prohibiría disfrutar de la experiencia de un campamento?

¡Soy el padre sobreviviente del campamento para el desarrollo de destrezas vitales y estoy orgulloso de ello!