Main content

Alert message

TSBVI at sunset

¡Hagan Señasa la Dama Ciega! Cómo Ayudar a que Su Hijo Ciego Interactúe con un Mundo Vidente y al Mundo Vidente a que Interactúe con Su Hijo Ciego

Por Kathy Seven Williams, Adulta Ciega

Reimpreso con autorización de Kathy Seven Williams el 3/7/06. Visite el sitio Web de Kathy en <http://www.angelfire.com/wa2/do2be/>.

Resumen: A través de historias personales vinculadas a su ceguera, la autora ilustra la importancia de abordar las interacciones desde dos perspectivas: cómo iniciar interacciones cómodas con gente que tiene pocas oportunidades de estar con personas ciegas; y cómo los padres pueden enseñar aptitudes sociales que son esenciales para ser aceptado por los demás.

Palabras claves: familia, experiencia personal, ciego, impedido visual, aptitudes sociales, crianza de hijos

Con el paso de los años he descubierto que la gente hace cuanto puede cuando se le da una oportunidad de hacer algo que podría ser bueno. A menudo las personas desean ser amigables o útiles o interactuar con otras, pero puede que no sepan cómo hacerlo. No fue si no hasta que tuve más de 40 que desarrollé la facilidad de decir simplemente, No puedo ver y no reconozco a las personas. ¿Por favor podría usted decirme quién es cuando se acerque a mí?

Ahora, aquello no es algo tan difícil de decir. ¿No pensaría usted que iba a salir rápidamente de su boca? Pero fue como pedirle a alguien su primogénito. Siempre sentí que se entendería como que alguien no me importaba lo suficiente para hallar una forma de reconocerlo. Sabía de personas ciegas que podían mantener un catálogo de cada voz que alguna vez habían oído y saber exactamente quien estaba hablando dos habitaciones más allá. ¡Yo no! Soy una simple mortal. Bueno, una vez que aprendí a pedir un poco de ayuda, descubrí que la gente es bastante inteligente y también lo es para captar la idea, pero aún sigue siendo difícil para mí. El pedir ayuda diciendo No puedo ver, y etc, etc, ¿podría usted ayudarme con esto? se ha hecho un poco más fácil con los años.

Así es que ¿cómo ayuda usted a su hijo a aprender a hacer esto? Usted comenzará facilitándole un camino a la gente para que ésta lo siga e interactúe con su hijo. Dígales lo que debieran hacer cuando recién conozcan a su hijo. Amigos, desafortunadamente, yo solía decir sólo, Ella no ve correctamente. Esto era más una explicación de porqué los había confundido más que una forma de abrir la puerta para que la otra persona se acercara a mí de manera más adecuada. Siempre me sentí tan mal porque hacía mi mayor esfuerzo para hacerlo todo correctamente. Uno de los mayores regalos que ustedes, amigos, pueden hacerle a sus pequeñitos es la facilidad y la capacidad de enseñar al público lo que funcionará en una interacción con ellos.

Cuando mis hijos estaban en la escuela preparatoria, pasó un furgón repleto con los amigos de mi hija mientras yo estaba en la parada de buses. Uno de sus amigos me hizo señas y después me preguntó si estaba molesta con ellos porque no le había respondido las señas. Traci sólo se rió de él y él se dio cuenta de su error. De allí en adelante, los chicos me gritaban desde sus automóviles, ¡Hagan señas a la señora ciega! Después de que nos trasladamos a otro estado, incluso un par de ellos telefoneó sólo para decir ¡eh!, pero lo que en realidad dijeron fue, Sólo llamé para hacer señas a la señora ciega. Entonces ellos me mantenían actualizada sobre sus vidas.

Desafortunadamente, tenemos que enseñar a una persona a la vez ya que si uno no ha experimentado algo, es realmente difícil imaginarlo con exactitud y la gente parece pensar sobre la ceguera con horror y miedo o con lástima y condescendencia durante gran parte del tiempo.

Es realmente bueno comenzar entregándoles palabras a sus hijos en forma temprana para que hablen de su ceguera y no se sientan confundidos con las personas y las interacciones. No creo que haya nada incorrecto en explicarle a su hijo que debido a la forma en que funcionan sus ojos, ellos no miran a las demás personas en la forma que ellas esperan que lo hagan. Su hijo puede aprender a trabajar más duro para orientar su cuerpo y rostro hacia la persona con la que él desea hablar para compensar parte de esta confusión provocada por la expresión facial.

Una de las cosas que más me hacía lloriquear cuando era menor era cuando mis padres me hacían mirar lo que estaba haciendo aunque no podía verlo. Me parecía algo totalmente estúpido y me divertía que simplemente no quisieran admitir que yo no podía ver nada. Pero en un mundo vidente mientras menos diferente se es, mejor se es aceptado y tomado en cuenta. Al verme como yo me veía, la gente se sentía menos incómoda a mí alrededor y se me tomaba más en cuenta. Más tarde en la vida, ello se aplica al trabajo y demás actividades, así como a los acontecimientos sociales.

Puede que no esté bien, pero es verdad que la gente preferiría que uno no parezca ciego porque los hace sentir incómodos. Sin pensar en qué lástima  por ellos, la gente no va a hacer lo que los hace sentir incómodoseso es así de cierto. Por supuesto, la parte penosa de verse más o menos normal es que la gente no sabrá que no puedo ver y no ofrecerá la ayuda que puedo necesitar sin que se la pida, de modo que tengo que esforzarme más para obtenerla. Pero a la larga creo que me pierdo de mucho menos de esta forma.